Este es mi espacio, mi pequeña parcela de libertad, mi válvula de escape, mi cofre de sentimientos, mi retiro, mi confesionario, el escondite de mis rebeliones, el escaparate de mi alma.

martes, 16 de enero de 2018

Tras los cristales



Tras los cristales

Abro la ventana de la nostalgia y miro
-a través de los retratos de toda una vida-
cómo se han desdibujado los sacrificios
y los renunciamientos para enaltecer
todo lo que, desde el prisma del tiempo,
ahora parece tan misteriosamente hermoso.
¡Cuántas veces me rompí procurando no hacer ruido con los añicos!
¡Cuántas veces me escondí anhelando una disculpa y la melodía de un abrazo!
¡Cuántas noches desperté para velar tu sueño!
Hoy todas esas sensaciones,
que deambulan como sombras  
por mi alma color sepia,
caben en un gran suspiro.
Llueve tras los cristales de los recuerdos.



jueves, 11 de enero de 2018

Pizza de arroz

 
Hoy hemos hecho un experimento mi hijo Lu y yo, aprovechando que no venían a comer ni Mane ni Enrique, que no soportan el queso. A Alberto sí le gusta, pero come en el trabajo.


Hemos utilizado como base esta masa de empanada, y la primera capa ha sido de tomate. 



De la comida de ayer sobró arroz blanco, que me sale muy sabroso, porque le pongo bastante ajito laminado que sofrío en aceite de oliva virgen extra de mi pueblo, Santa Marta de los Barros, con generosidad, añadiéndole una hojita de laurel y una pastilla de caldo. Lo hemos mezclado con queso recién rallado para que adquiera una textura cremosa, y lo hemos repartido encima del tomate.



Después hemos añadido: puerro muy picadito, pimiento verde en tiritas y rodajas de pimiento rojo.



El toque maestro ha sido el último ingrediente: tiras de cuatro filetes de cinta de lomo a la plancha, que quedaron de la cena. Antes de meterlo en el horno, ya precalentado, hemos cubierto de nuevo con más queso rallado, hoy que podíamos...



A 180 grados, en pocos minutos ha estado lista, y en menos tiempo aún nos la hemos comido con una copita de caldo de la tierra.



¡Exquisita! El arroz como ingrediente novedoso ha sido un éxito, nos ha encantado.




sábado, 6 de enero de 2018

Estrenando 2018


 
Nos podíamos haber rendido a la pereza y empezar el año dormitando en el sofá y haciendo zapping, recorriendo los programas de variedades de las distintas condenas, perdón, cadenas.
 
 

 
Pero nos sobrepusimos y cogimos el coche para celebrar el inicio del nuevo año bailando, con mis cuñados y unos amigos.
 
 
 
 
Terminamos comiendo churros con chocolate al amanecer, para entonar el cuerpo.


 
 
 
Me alegro de no haber sucumbido al aplatanamiento natural por razón de edad.


 
 
 
Ha sido un buen comienzo, a ritmo de salsa, merengue, bachata y ballenato, en buena compañía.


 


Que los RRMM sean generosos con vosotros, que seguro que habéis sido muy buenos.
 
 


Me despido con este montaje fotográfico, obra de mi cuñado Perico, que se lo curra que es un primor. Da gusto pasar el tiempo con Conchi y con él. 
 
 
 
                          ¡VIVA EL 2018!
 

 
 

viernes, 5 de enero de 2018

Primera carta de 2018



Mi primera publicación en "Cartas al Director" del diario HOY, en este recién estrenado 2018, ha visto hoy la luz.





Me congratula compartir página con mi amigo Juan Francisco Caro Pilar, cuyos artículos son siempre un derroche de buen hacer y un lujo para lectores exigentes.





Ojalá sea el inicio de un año fructífero en cuanto a escritura se refiere; me queda mucho por aprender, y objetivos claros que me gustaría ver cumplidos en los próximos meses.

                                    BYE

domingo, 31 de diciembre de 2017

Nochevieja 2017



Me guardo en la maleta todo lo bueno de este año que termina. Lo hago sin euforia, porque sé que cuando suba al 2.018, el camino será parecido y los compañeros de viaje también, aunque algunos bajarán antes que yo, como nuestro querido Óscar, y conoceré a los que se vayan subiendo en las próximas estaciones. 
Para todos, mis mejores deseos: sonreíd al mal tiempo, ignorad a los que no merecen vuestras atenciones, no desfallezcáis ante las adversidades y no olvidéis dar abrazos cada día, que no solucionan nada, pero son más reconfortantes para el alma que ninguna otra cosa.
No os atragantéis con las uvas. Yo voy a prepararme para salir corriendo por las pistas de 2018 en cuanto suene el pistoletazo. Es una carrera de resistencia, un reto para los valientes, una aventura para los intrépidos, una novela romántica para los enamorados, un libro con 365 páginas en blanco esperando nuestras líneas. Escribid derecho, despacio y con buena letra, que estemos a la altura de los mejores.

                 Que la fuerza os acompañe.



sábado, 30 de diciembre de 2017

Despedida y cierre


Cuando suenen las doce campanadas y se empiecen a escuchar los brindis y las felicitaciones, lo que era hoy pasa a ser ayer, y empieza a desperezarse el hoy que, hasta hace un minuto, era mañana. 
Ya se oyen lejanos los acordes de la BSO del 2017, “Despacito”, para dar paso a temas que están a punto de nacer, con mucho ritmo y con un pan debajo del brazo. 
Mientras nuestro Rafa Nadal “resucita”, a sus 31 años, subiendo al pódium más alto de los elegidos del tenis, otros nos han dejado casi sin despedirse: Chiquito, con un “¡Hasta luego, Lucas!”; Pablo Ráez y su sonrisa cautivadora y convincente; el campeón Ángel Nieto, montado sobre ruedas; Carmen Chacón, cuya muerte la sorprendió en plena madurez; Paloma Gómez Borrero, ataviada de sabiduría vaticana; Manuel Marín y su filosofía europeísta; Bimba Bosé, joven y transgresora, a la que recuerdo con cariño como alumna de extraordinarias aptitudes físicas… Y algunos otros, de aquí y de allá, que de una u otra forma nos dejaron su legado. 
El protagonismo se lo han llevado, estos últimos meses, los paisanos del nordeste de España, por ese desmesurado afán que les ha entrado por divorciarse de la madre patria, a la que acusa de malos tratos difíciles de probar. Para república independiente que cada uno la proclame en su casa, si es capaz y le dejan. 
Al 2018 le pido, entre otras cosas, se descubra la vacuna contra la aporofobia, que bastante desgracia ya es ser pobre o desfavorecido, para que además te desprecien por ello. Y un saco de buenas noticias para las próximas 365 portadas del HOY.